info@pablolucero.com 91 227 70 35 - 636 187 260

DEDICACIÓN VS OBSESIÓN

mayo 20, 2013
No hay comentarios

 

 

La línea que separa la pasión y el disfrute de la obstinación es muy delgada y fácilmente traspasable, si lo haces, habrás pasado de hacer lo que quieres y te apetece a hacer lo que te obsesiona y te preocupa, dejando de lado otras cuestiones importantes ocultas tan sólo bajo la sombra de esa obsesión, convirtiéndose en algo negativo.
No confundamos obsesión con perseverancia o constancia. Persistir por alcanzar una meta no implica obsesionarse con ella, implica una fuerte dedicación personal. La constancia y la obsesión se pueden cruzar de forma que, cuando estamos sumidos en una rutina y ésta se rompe momentáneamente, nos obsesionamos con la constancia hasta llegar a afectar a nuestro estado anímico. No atendemos a razones, nos obcecamos con la idea y nos afecta personalmente. Nos culpamos y culpamos al resto de interrumpir esa rutina, de retenernos.
La atracción por el deporte se puede convertir en disfrute, en una respuesta, en estímulos, en satisfacción. Sin embargo,  si la obsesión interfiere, esos sentimientos se transforman, llevándonos a hacer que nuestra vida gire exclusivamente alrededor de ello, sin importar el resto, sin prestar atención a nadie, ni dedicarnos a otras cuestiones que podrían incluso hacernos disfrutar más aun de ello. Si te obsesionas, sólo conseguirás perder adeptos. Pero si disfrutas de cada segundo del deporte con pasión, conseguirás transmitírsela al resto.
Tú, que vives cada segundo del deporte, sea cual sea, que disfrutas cada paso, cada salto, cada inspiración,que sientes el apoyo de muchos y la incomprensión de otros tantos, que organizas tu día a día para dedicar un mínimo de tiempo a luchar, superarte, derrotar terrenos y alcanzar cimas… ¡Cuidado!, engánchate pero que la afición por el deporte no te enganche, no te atrape hasta exprimir cada segundo y cada pensamiento que pase por tu cabeza. Recuerda, planificar cada instante de tu vida es imposible y aburrido, déjate llevar, asume que surgen imprevistos, prepara alternativas, pero ante todo sé flexible, deja que los demás se adapten poco a poco, y procura reservar parte de tu vida a la “gestión” de esa adaptación.
Constancia no es obsesión, como obsesión tampoco es dedicación. Disfrutar de lo que hacemos, enriquecernos con ello, aprender y superarnos conlleva esfuerzo y tiempo, lo que implica sacrificar otros aspectos. La ansiedad por no poder hacer lo que te gusta en un momento concreto, la sensación de desazón y falta de compromiso puede ensombrecer tu constancia y dedicación y, sobre todo, la diversión que implica poder poner en práctica tus sueños y pasiones.
El compromiso es clave cuando nos marcamos objetivos, a cualquier nivel, pero no abandones otros aspectos disfrutables e interesantes que te brinda la vida, simplemente tómatelo con calma y recuerda que siempre hay alternativas, que siempre hay un plan B.
Te seguirán muchos, te ignorarán otros y no te apoyarán algunos, pero si traspasas la delgada línea, solo conseguirás que esa incomprensión que te rodea se fortalezca, pierdas el apoyo de muchos, y sacrifiques aspectos que podrían favorecer tu dedicación y pasión por el deporte.

 

 

Beatriz Valero
Profesional de RRHH
http://beavalero-trainingfuture.blogspot.com.es/

 

 

pablo