info@pablolucero.com 91 227 70 35 - 636 187 260

ESTABLECE TUS METAS

enero 28, 2013
No hay comentarios

Establece tus metas cada día

En la vida, como en el trabajo, cada acción viene impulsada por un objetivo. Al margen de aquellos objetivos que nos son implantados, cada persona se establece sus propias metas personales y determina cómo va a alcanzarlas, es lo que nos hace ponernos en “movimiento”. El deporte es un ejemplo claro de un proceso que comienza con el establecimiento de un objetivo, continua con una preparación y un esfuerzo y, finalmente, un logro, una recompensa.

¿Cómo es el proceso?

Al igual que en cualquier proyecto laboral, tus metas personales deben ser ante todo realistas y alcanzables, puesto que en caso contrario con el “fracaso” vendrá la desmotivación que sólo nos llevará a un mayor fracaso. Los objetivos deben ser específicos y establecerse para un periodo de tiempo determinado, debemos marcarnos una fecha aproximada para planificarnos. Al ser personales, dependen efectivamente,de la persona, por lo tanto vendrán determinados por las capacidades de cada uno.

-          Todo objetivo, requiere una estrategia, una acción y unos medios. Los medios son tus capacidades, asegúrate de que posees las habilidades necesarias y, si no es así, entonces búscalas, entrénalas, poténcialas y aplícalas. Porque con tu motivación y con tus capacidades encontrarás alternativas y generarás resultados.

-          Ponle foco a cualquier acción que realices. Piensa antes de actuar, evalúa la situación, valora las consecuencias, sopesa las posibilidades y, ante todo, esfuérzate. Cualquier acción se hace por y para algo. Si te paras a pensar podrás aplicar las habilidades necesarias de la forma más conveniente y no sólo lograrás ser eficaz, sino también eficiente.

-          Seguir una meta implica tomar decisiones que pueden generar un coste de oportunidad. Cuando la meta se convierte en un sueño, podemos llegar a sacrificar otros aspectos de nuestra vida. Actúa con cabeza pero, ante todo, actúa con pasión.

-          Una acción o decisión errónea nos llevará a no alcanzar el resultado esperado. No alcanzar nuestra meta no implica fracasar, sino aprender y seguir esforzándote. Además, no será necesario empezar de cero, sino volver sobre tus pasos y cambiar tu “estrategia”. Esta vez implica reaccionar, pero después supondrá anticiparse, adaptarse, reinventarse y mejorar.

-          El logro es la recompensa por todo el proceso. Alcanzar tu meta es tan gratificante que habrá merecido la pena cualquier esfuerzo. Lograr pequeños hitos potencia tu motivación, lo que te llevará a alcanzar metas mayores y grandes satisfacciones personales.

La vida se vuelve mucho más emocionante cuando actuamos en base a un propósito y nos movemos siguiendo un fin. Correr y vivir sin metas es andar sin rumbo, perdido, sin posibilidades de mejora, sin evolución, sin motivación, sin asumir nuevos retos.

Busca y alcanza tus sueños, hazlos realidad, cruza la meta.

 

Beatriz Valero
Profesional de Recursos Humanos.

pablo