info@pablolucero.com 91 227 70 35 - 636 187 260

La importancia de la Hidratación con Sodio

AGUA Y SODIO, SODIO Y AGUA

Hace escasamente dos días amanecíamos con la terrible noticia del fallecimiento de un deportista tras dos días en estado grave. Todo indica que la causa ha sido un edema cerebral secundario a una hiponatremia, posiblemente por BEBER AGUA EN EXCESO durante una prueba de ultra-resistencia.

Efectivamente no ha sido la primera muerte por este motivo y hay que temer que, por desgracia, tampoco será la última… Sin entrar en “detalles fisiológicos”, el consumo de agua (sin sales) en exceso, provoca que el agua “busque” sales para encontrarse en un medio “estable”. Como las sales del espacio intercelular se han perdido con el sudor, sólo le queda entrar en las células (cuyo interior es rico en solutos), provocando su hinchamiento y aumento de presión. Cuando esto sucede en las células del cerebro…. La consecuencia es FATAL, incompatible en ocasiones con la vida, como es el caso que nos ha llevado a escribir este post.

BCN_MAD_Jorge-30

Resulta muy difícil concienciar a la población de que en ambientes extremos (calurosos), por el sudor NO SÓLO SE PIERDE AGUA, sino que hay pérdidas por ejemplo de Sodio, mineral más presente en el sudor,  de hasta…¡2 gramos!, dependiendo de la temperatura y la intensidad del ejercicio (documentado por estudios clínicos publicados en revistas científicas de prestigio internacional).

Se pierde AGUA y se pierde SODIO (aparte de otros minerales en menor medida) porque no se entiende el “movimiento” de uno sin el “movimiento” del otro en nuestro organismo. Como la gasolina y el aire que se mezclan en una proporción específica en el carburador de un motor para una correcta combustión,  como la gasolina y el aceite mezclados minuciosamente para que un motor obtenga energía y a la vez lubrique su maquinaria adecuadamente, o como el cemento y el agua mezclados para obtener una pasta de consistencia específica para que pueda secar y consolidarse entre los ladrillos de una construcción.

SI PERDEMOS AGUA Y MINERALES, TENEMOS QUE REPONER AGUA Y MINERALES, más aun en la práctica deportiva, en la que las “vías de ajuste” del balance AGUA/SALES que tiene nuestro organismo (ORINA, SED), y  que funcionan de manera involuntaria cuando no estamos realizando actividad física, están impedidas o no le damos la importancia que se merecen, ya que nos centramos más en nuestro tiempo, en nuestro ritmo o en nuestro rendimiento.

Debemos pues, CONCIENCIARNOS de la importancia de la HIDRATACIÓN, en CANTIDAD y CALIDAD adecuadas, en los momentos ANTES, DURANTE y DESPUÉS de una actividad física. El momento decisivo es DURANTE,  y debemos tener siempre presente aspectos como: 1.Quién soy (nivel de entrenamiento, tasa de sudoración), 2. Qué voy a hacer (tipo de actividad a la que me enfrento, duración, exigencia), 3. Entorno (condiciones ambientales) y 4. Productos disponibles.

Éste último punto , en ocasiones, es el que nos lleva a cometer errores desafortunados: el amplio abanico comercial de productos, pensamientos del tipo “yo agua, como toda la vida”, “me ha dicho un amigo que tiene un amigo profesional que toma….”, o del tipo “un cacillo de esto y cacillo y medio de lo otro y…. ¡al bidón!”, pueden ser el principio que desencadene consecuencias no deseadas como: problemas gastrointestinales, calambres musculares y otras alteraciones musculares propias de la deshidratación e incluso consecuencias más terribles como la de este deportista que fallecía recientemente.

Pensemos pues, a la hora de realizar cualquier deporte o ejercicio físico (sobre todo bajo condiciones de calor), que el AGUA dentro de nuestro cuerpo, ha de estar presente en multitud de lugares donde es IMPRESCINDIBLE, y para que su movimiento sea correcto y eficaz hacia cualquier dirección (músculo, intestino, cerebro, sudor…) depende de la concentración de sales que tenga disueltas, o que se encuentre allá por donde pasa…. Y esta proporción, DEBEMOS CUIDARLA SIEMPRE.

“ Como la gasolina y el aire, como el cemento y el agua….”

David Crespo.

Graduado en Nutrición humana y dietética.